Esta visita eres tú εїз

jueves, 21 de marzo de 2013

El mal de la época....

El mal de la época no es el hambre ni la pobreza, tampoco la violencia ni las guerras; hoy en día en todos lados hay angustia y depresión, pero tampoco eso es el mal de la época.

Mayor tecnología mayor incomunicación, la incomunicación es un serio problema, pero tampoco es el mal de la época. La ciencia y la medicina avanzan, nuevas curas contras las enfermedades aparecen, como también lo hacen nuevas plagas y virus, sin embargo tampoco es el mal de la época. 

Hambre, pobreza, violencia, agresión  angustia, depresión, la incomunicación, las enfermedades, plagas, son todos hijos del verdadero mal de la época, LA SOLEDAD. 

"Nacemos solos, vivimos solos, morimos solos. Solo con nuestro amor y nuestra amistad podemos crear la ilusión del momento de que no estamos solos", dijo Orson Welles (actordirectorguionista y productor de cine estadounidense.). Por otra parte Nietzsche a su vez dijo "Para Vivir Sólo uno tiene que ser un animal o un Dios".  


No tengo las capacidades para decir si están en lo correcto o errados en sus palabras, solo sé que la soledad es un enemigo que entra a tu vida con cautela, no llama a la puerta, sino que entra en alguna ventana que olvidaste cerrar. El rencor, la inconformidad, la envidia, la poca tolerancia, la desconfianza, la rabia, el orgullo, el silencio, la inseguridad, el querer todo rápido, las penas guardadas, el no tener paciencia, el querer siempre más y no ser feliz con lo que se tiene, son muy buenas VENTANAS. 

"No es bueno que el hombre esté solo", dijo Dios, mis cercanos siempre decían la "soledad es mala consejera", nadie se da 5 minutos de su vida para darse cuenta que cuan verdaderas son estas palabras.

Acompañados todo es más fácil, las penas son menos duras, los problemas son menos difíciles y las alegrías son mas perfectas, sin embargo los hombres le escapan al compromiso de unirse unos con otros, nadie confía al 100% en otro, iluso llaman al que lo hace, ya que es más fácil no abrirse por completo, por miedo a salir dañados.

Nadie quiere la soledad, pero al fin al cabo todos tienden a la soledad, porque el silencio resguarda, pero sin darnos cuenta nos atrapa, y nadie escucha nuestros gritos al querer salir de él. No estar solo requiere un ESFUERZO, un esfuerzo que muy pocos hacen, ya sea por miedo, desconfianza, inseguridad, o porque cuesta mucho decir, "Eeeeiiii tú, estoy solo y necesito ayuda", 7 palabras que podrían hacer la diferencia.  

Se paga un precio muy alto por estar solo, el aislamiento te hace dedil, frágil, inestable, simplemente te pierdes en él. La soledad se lleva el interés por la vida, por los arboles, por lo animales, por las personas; la soledad te deja "sola" el alma, hueca, como un agujero negro que traga y traga todo. En esos caso eres susceptible a cualquier compañía, actitud, odio y es ahí cuando entonces el no querer estar solo, te deja solo, por eso la SOLEDAD ES EL MAL DE LA ÉPOCA. 

No hay comentarios: